Conoce las partes y anatomía del ojo humano

Para comprender como funciona el ojo, se suele utilizar el ejemplo de una cámara, ya que funciona de una manera muy similar.
En el momento en el que la luz atraviesa el cristalino el ojo, esta se va a desviar hacia la retina, luego el cerebro, con la información que le llega, será capaz de reproducir la imagen correcta.

El ojo está compuesto de una serie de elementos que tienen que funcionar a la perfección; en el caso de que uno no lo haga, se pueden producir ciertas enfermedades que no siempre se pueden tratar.
el ojo humano partes y anatomia

Todo lo que tienes que saber sobre el ojo

Elementos que componen el ojo

Iris

Es la parte coloreada de nuestros ojos (esta determinada geneticamente), siendo capaz de controlar la luz que entra. Se encarga de separar la cámara anterior de la cámara posterior.

Córnea

El objetivo de esta estructura es hacer circular los rayos de luz, haciendo que refracten en su estructura curva. La córnea cubre el iris, la pupila y la cámara anterior.

Cristalino

Es la parte del ojo que tiene el objetivo de hacer que la luz se refracte para que pueda llegar correctamente a la retina sin que se pueda dispersar por el camino. El cristalino lo situamos delante del humor vítreo y tras el iris.

Retina

Tiene un papel clave en el proceso de la visión, ya que es capaz de transformar la iluminación que llega al ojo en energía de carácter eléctrica. Esta es transferida al nervio óptico y finalmente dará lugar a la imagen.

Lóbulo occipital

Es el elemento final del proceso que da lugar a la vista, pero no por ello menos importante. Se encarga de hacer la última transformación, de hacer que la energía eléctrica se transforme en imagen.

Nervio óptico

Es la estructura que seguirá la luz, transformada en energía eléctrica, que llegará hasta el lóbulo occipital.

¿Cómo funciona el ojo?

Cuando la luz llega al ojo, esta primeramente atravesará la córnea. Esta tiene una forma curva para poder ser capaz de desviar los rayos, haciendo que la luz pueda atravesar desde la pupila hasta llegar al cristalino.

Por otra parte, existe un elemento que se encarga de regular la luz que entra, el iris (que podemos entender como la parte coloreada de nuestros ojos). Pues, además de darle ese color tan característico, también es capaz de regular la cantidad de luz que entra en todo momento, en combinación con los músculos ciliares.

Todo ese conjunto hará que la pupila se contraiga cuando la luz es intensa, o bien que se dilate cuando haya poca.

En el momento en el que una luz llega hacia la curva del cristalino, reflejará y se dirigirá hacia la retina. Será en ese punto exacto en el que se producirá la conversión de la luz en energía eléctrica (algo que hará la retina).

Finalmente, esta energía circulará por el nervio óptico hasta llegar al tronco encefálico; cuando esté ahí, se transformará finalmente en la imagen que vemos, gracias a la ayuda del lóbulo occipital.

Algunos de los problemas visuales más frecuentes

Ahora que ya conocemos un poco mas de como funciona el ojo, seguro que podemos entender más fácilmente como se producen algunos de los defectos visuales más habituales:

Miopía

La miopía se produce cuando la córnea hace que la luz se centre frente a la retina, cuando lo que tendría que hacer es enfocarla directamente hacia su posición. Por ello, las personas que sufren de miopía tienen problemas para ver a distancia.

Hipermetropía

Similar al problema anterior, solo que en este caso la luz se centra en la zona trasera de la retina. Hablamos de hipermetropía cuando existe problema de enfoque para ver objetos cercanos.

Astigmatismo

Es el trastorno visual más habitual. Este es producido debido a la forma que tiene el globo ocular, haciendo que esta se asemeje más a un balón de fútbol americano, que a la clásica forma que debería tener. Como resultado, esto hace que la luz no se centre en un único punto de la retina, si no que lo hace en dos puntos diferentes.

Presbicia

Por otra parte, tenemos este trastorno mucho más grave que los anteriores. La presbicia se manifestará cuando en la zona del cristalino se pierde una cierta parte de su flexibilidad para poder adaptarse a las diferentes condiciones del ambiente. A nivel interno, lo que ocurre es que el cristalino se tornará rígido, mientras que los músculos que se encargan del movimiento de los mismos presentarán un aspecto quebradizo.

De esta forma, en el momento en el que se debería de aplanarse o de doblarse, no lo podrá hacer como debería, lo que afectará a la refracción de la luz en la retina.
La mayoría de estos trastornos se pueden tratar con métodos como PRK, LASEK, o cirugías intrusivas, de ahi la importancia de una buena salud ocular.

Gracias a este artículo, ya conocemos un poco más el funcionamiento y las partes del ojo humano.