¿Cómo cuidar tus ojos en viajes de larga distancia?

¿Sabías que los viajes largos son los que más afectan a tus ojos? Básicamente por dos razones: la primera es porque nuestros ojos necesitan descansar cada cierto tiempo (quizás te interese ver este articulo sobre ejercicios visuales); sin o lo hacen no se produce el lagrimeo con la frecuencia que debería, no se eliminan los residuos que se acumulan en ellos y se pueden producir problemas del estilo de enrojecimientos o similares. Por otra parte, si estamos conduciendo, nos concentramos mucho más en la carretera, lo que hará que se reduzca el parpadeo, acto crucial para que nuestros ojos se mantengan en las mejores condiciones.
como afectan a los ojos los largos viajes

¿Cómo afectan a nuestros ojos los viajes de larga distancia?

Cansancio e irritación: Cuando hayamos recorrido una cierta distancia, no tardaremos en ver cómo nuestros ojos empiezan a parecer más pesados; además, presentaremos algunos síntomas como dificultad para concentrarnos, una mayor sensibilidad a la luz, cansancio, irritaciones, visión borrosa. Estos síntomas se manifestarán de una forma más grave en el caso de que hayamos cambiado de forma brusca nuestras rutinas de sueño, o bien si tenemos que hacer un viaje largo sin hacer los descansos correspondientes.

Sequedad y presencia de ojos rojos: La sequedad en los ojos se produce por lo que ya hemos comentado anteriormente, por la imposibilidad del ojo de producir el lagrimeo constante que se necesita. También puede darse el caso de que si que se produzcan lágrimas a un buen ritmo, pero que estas se evaporen rápidamente. Esto puede causar problemas de dolor, visión borrosa, ojos rojos.

Estos problemas también se pueden producir por ciertas condiciones del ambiente; por ejemplo, si viajamos en moto, a mayor velocidad, mayor cantidad de aire nos frenará, lo que hará que nuestros ojos se sequen.

Tips para evitar estos problemas

Programación inicial

Podemos evitar que aparezcan estos síntomas, o retrasarlos en todo caso, si intentamos programar el viaje en las horas a las que estamos acostumbrados a estar despiertos. Por ejemplo, si nos levantamos todos los días a las 5 de la mañana, podemos empezar el viaje desde muy temprano. Sin embargo, si estamos acostumbrados a levantarnos a las 9, madrugar un poco más puede pasarnos factura.

Sabemos que esto no es siempre posible, sobre todo si no queremos pillar atasco, pero deberíamos de adaptarnos lo máximo posible a nuestro horario de sueño habitual.

Tratamientos oculares

Existen ciertos tratamientos que podemos aplicar en nuestros ojos en ciertos momentos, con el objetivo de mitigar los síntomas.

  • Por un lado están los colirios, diseñados más bien para poder evitar las irritaciones.
  • Existen los limpiadores oculares, diseñados para evitar problemas de malestar y de irritaciones, así como ojos rojos.
  • Si el problema que tenemos es de sequedad, podemos usar las llamadas gotas lubricantes.
  • También existen sprays especiales que ayudan a evitar la evaporación excesiva de las lágrimas. Su principal característica es que deben de ser aplicados con los ojos cerrados.

Descansos

Es muy importante que hagamos descansos regulares en el viaje; no solo tendremos que hacerlos si estamos cansados, si no que también ayudarán a evitar que nuestros ojos se queden dañados. Si viajas con compañía, no estaría de más sopesar la idea de que hagáis turnos; de esta forma, mientras uno conduce, el otro está descansando.

Tiempo para tus ojos

A veces la solución más simple es la que mejor funciona; simplemente con parar el coche y cerrar los ojos durante un rato podemos encontrar un alivio más que importante.
Para poder evitar que los viajes de larga duración afecten a tus ojos, estos tips te vendrán estupendamente.