EnglishFrenchItalianPortugueseSpanish

Como aplicar correctamente las gotas para los ojos

como aplicar bien las gotas para los ojos

Como usar las gotas para los ojos

Las gotas para los ojos son un tratamiento que sirve de tratamiento para poder evitar que en ellos se puedan producir cualquier tipo de problema o enfermedad futura. En el caso de que tengas algunas dificultades a la hora de ponértelas, te recomendamos que te pongas en contacto con tu médico para que te pueda asesorar de la forma adecuada.

Consejos básicos para usar las gotas de los ojos

  • Antes de que el médico te recomiende cualquier tipo de gotas, es importante que le cometes si tienes algún tipo de alergia, así como si consumes algún tipo de medicamento vitamínico, suplementos, aspirinas, o cualquier otro elemento relacionado.
  • Cuando te vayas a poner las gotas, la higiene es crucial. Nuestras manos siempre han de estar limpias para evitar que cualquier elemento extraño se nos pueda introducir en nuestros ojos.
  • La punta del gotero del frasco en dónde se guarda el líquido debe de estar siempre a una distancia prudente del ojo; en ningún momento se tiene que acercar demasiado porque, de lo contrario, podría provocar daños irreparables.
  • El gotero se tiene que mantener limpio en todo momento; después de usarlo, es importante limpiar todo rastro de humedad. Si esta se concentra durante mucho tiempo, se podrían llegar a producir hongos.
  • En el caso de que tengamos que ponernos más de una gota o, incluso, gotas de productos diferentes, habrá que esperar unos 5 minutos entre gota y gota. Esto tiene su sentido: si no esperamos el tiempo suficiente, la primera gota no habrá servido para nada, ya que quedará disuelta por la segunda. Es importante que dejemos un tiempo de actuar suficiente.
  • Las gotas para los ojos se debe de guardar en un lugar fresco, no demasiado húmedo ni expuesto a la radiación solar. Además, tiene que estar siempre fuera del alcance de los niños.

¿Cómo ponernos gotas en los ojos? : Paso a paso?

  • Postura: Lo primero que tenemos que hacer es colocarnos en la postura correcta; inclinaremos la postura hacia a atrás. Es importante estar sentado, pero, si no es posible, también nos podemos poner las gotas estando de pie. Ponemos el dedo índice en el punto blando de debajo de nuestro párpado. Tiramos un poco hacia abajo hasta dejar una pequeña hendidura.
  • Hacemos que la gota caiga dentro de esta hendidura.
  • Sin ser bruscos, dejamos que este parpado vaya recuperando su postura original. El siguiente paso será cerrar los ojos sin hacer demasiada fuerza. Si la fuerza es extrema, es posible que las gotas se salgan fuera del globo ocular y su aplicación no haya servido de nada.
  • Presionamos de forma suave en el vértice interno de nuestros ojos con el dedo índice o bien con el pulgar. Mantenemos esta postura durante un tiempo de 2-3 segundos. Si lo hacemos así, nos aseguraremos de que las gotas se van a mantener exactamente en el ojo, y que no se pueda desplazar hacia el interior.
  • Finalmente, secamos el contorno de nuestros ojos para evitar el exceso de líquido.

Algunos problemas que pueden surgir

Si te tiemblan las manos mientras estas aplicando las gotas: Entonces la mejor estrategia es cambiar de postura. Vamos a intentar abordar el ojo desde un lado. Así, nuestra mano descansará y evitará que se pueda producir movimientos innecesarios.

Si esto no funciona, habrá que buscar una manera para poder acabar con el problema. Una buena manera de hacerlo es siguiendo un entrenamiento con pesas de entre 0,5-1kg en la muñeca. Este entrenamiento, si se realiza de forma progresiva, puede disminuir el temblor de la muñeca.

Si existen problemas para que las gotas entren en el globo ocular: Asegúrate de que la postura que has utilizado es la adecuada. Giramos la cabeza hacia un lado, o nos recostamos, cerramos los ojos y luego colocamos una gota en el vértice interno de nuestro párpado. Poco a poco abrimos los ojos y la gota entrará justo en el lugar deseado.

En el caso de que no estemos seguros de que la gota haya entrado en el ojo, podemos aplicar otra. Piensa que los párpados solo tienen la capacidad de contener una única gota. El exceso de líquido se saldrá.

Si tienes problemas para sostener el frasco de las gotas: Puede ser que este frasco sea demasiado pequeño. En este caso, puedes utilizar otro gotero (que sea algo más grande), o envolverlo con una toalla para conseguir que ganase más volumen.

Si estás utilizando estas gotas desde hace poco tiempo, es posible que todavía no hayas terminado de pillarle el truco; lo único que tienes que hacer es tener paciencia, seguir estas indicaciones al pie de la letra y verás cómo aprender a hacerlo no será nada complicado y podrás aplicar de manera mas eficiente las gotas para los ojos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.